quedan seis días

para volver a hacer frente a un nuevo reto maratoniano. La maquinaria ya se ha puesto en marcha, los preparativos van cogiendo forma y el hormigueo empieza a labrarse un hueco en los estómagos. Joxema, "Enjamio" para esta guerra, ya ha aterrizado. Lo hacía hoy en torno al mediodía. Yo lo hice ayer. Jon, "Maizte",... ¿non zaude? Que no se me olvide, las camisetas también están llegando, aunque éstas dependen de Jon y si no sabemos qué es de él, lo mismo sabemos de ellas.
Esta vez las maletas van a ir más llenas. Además de la ilusión, los nervios y el material para la ocasión, nos acompañan varios amigos que, espero, disfruten con nosotros de esta experiencia. Algunos están ya allí, en Barcelona, otros, los de casa, nos acompañarán desde los instantes previos.
Por cierto, Jon viaja por su cuenta, en su coche, el sábado. Me da que ese va a ser un capítulo muy especial del próximo fin de semana. Ya veremos para lo que da ese viaje. El resto, en avión, como los grandes.
Han empezado las primeras conversaciones telefónicas en relación a la cita. El miedo se expande, hay que correr más que él. A siete días de la carrera lo importante es acabar, sin tiempos. Jajajaj. Ya veremos. Que conste que me río de mi mismo, ya que son palabras que han salido de mi boca.
Esta tarde toca entrenamiento. Después de quince días y dos salidas en tantos días, toca dar el callo. Veremos como responde el cuerpo. Veremos como avanza la semana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

parque de El Prado

Cuerpo de atleta

Media Maratón Azkoitia-Azpeitia