De que hablo...

cuando hablo de correr. Hace unos días que terminé el libro. He estado dejando que pasase algún tiempo antes de escribir la entrada, más que nada para ver qué sensaciones me había dejado la obra de Murakami. Debo decir que sensaciones pocas. Más bien me he quedado como estaba. Y es que no sé si decir ni si me ha gustado. Creo que me ha dejado bastante indiferente, como si leerlo y no hacerlo hubiese sido lo mismo. Hasta se me hace difícil escribir la entrada por que no sé que decir. Simplemente creo que todo se reduce a la siguiente cuestión: no me ha aportado nada.
Quizás podría yo contar mi vida deportiva y hubiese sido igual de interesante, con la salvedad de que yo no me apellido Murakami. Puede que esté bien escrita y que sea el resultado de años de escritura pero... Quizás todo se reduzca a que yo le había colocado el listón muy alto y esperaba de ella una respuesta a mis inquietudes deportivas y al por qué de mi gusto por correr. No sé. No he encontrado nada de eso, aunque bien es cierto que seguro que ese no es el propósito del autor. Simplemente es, aunque él no lo reconozca al completo, una autobiografía. Una instantánea de su vida insertada en los parámetros del deporte y la escritura. Y, siendo sinceros, a mí, la vida de Murakami, no me produce grandes inquietudes. Pienso también que, quizás una persona más alejada del atletismo popular pueda valorar en mayor grado las anécdotas del libro. Y es que, ni sus tiempos son para llamar la atención. Creo que, para los entrenamientos que hace, poco logro consigue. Quiero decir que, ni siquiera se puede tomar como ejemplo. Un corredor regular rápidamente ve que lo que Murakami entrena no le va a permitir hacer un tiempazo en una Maratón. Por lo menos, eso creo yo. Pero bueno, ese tampoco es el objetivo de la obra.
En definitiva, aquí tenéis el libro. Si queréis os lo dejo, no tengo inconveniente. Pero debéis saber que la vida de Murakami no es más interesante que la vuestra, aunque no corráis habitualmente. Al menos aguanté sin caminar hasta el final (frase lapidaria de Haruki Murakami)

Comentarios

Entradas populares de este blog

parque de El Prado

Cuerpo de atleta

Media Maratón Azkoitia-Azpeitia