Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2010

estoy cansada

Imagen
sólo se me ocurre decirte, a ti, atleta: que nosotros sí que estamos cansados.
Cansados de no saber la verdad, de intentar creer y no recibir nada más que decepciones, cansados de no saber ya a quien creer y no poder fiarnos de nadie. Los éxitos se desvanecen como azucarillos en el café, los esfuerzos están manchados aun habiendo inocentes. Justos por pecadores, no podemos creer a nadie; se ha ensuciado el deporte y los culpables son los profesionales, sean atletas, ciclistas, tenistas, futbolistas, entrenadores, médicos, fisioterapeutas... Mañana miles de personas afrontaremos la San Silvestre, cada uno en su ciudad y todos con la máxima ilusión. Yo, por ejemplo, correré por primera con un amigo que se ha animado a adentrarse en este fantástico mundo de las carreras populares. Esa ilusión no me la quita nadie. Entre todos, muchos profesionales lucharán por la victoria. Les deseo la mejor de las suertes pero, por favor, basta de comentarios vacíos. Sólo deseo que no haya una próxima ve…

Las Arenas-Bilbao

pequeñas limitaciones tecnológicas me impiden extenderme en la edición de la entrada. Me limitaré a describir, someramente, lo que fue la carrera de ayer.
De entrada dos grados bajo cero en la salida para dar la bienvenida a los casi dos mil atletas que nos reunimos junto al Puente Colgante. Mucho frío pero también muchas ganas de correr. Unos guantes y tres capas de ropa ayudaban a soportar las bajas temperaturas. Tras un ligero calentamiento por el borde de la ría del Nervión, nos apelotonamos bajo la línea de salida. Disparo al aire e inicio. El objetivo, como dije, era disfrutar y a buen seguro que lo conseguí.
Las limitaciones técnicas también me dejaron sin pulsómetro ni cronómetro, con lo que fue imposible calcular los ritmos al paso por cada uno de los 12 kilómetros. Con el sol cegándome y con el intenso frío fui poco a poco superando compañeros. La carrera se redució a un simple: de menos a más. Las sensaciones fueron muy buenas durante toda la prueba y los carteles anunciantes…

sobre Las Arenas

Imagen
sé que no es una gran cosa, pero, qué queréis que os diga, a mi me hace una ilusión de la leche. Cuatro meses son muchos meses. La semana que viene vuelvo a casa, como en el anuncio, por Navidad. Dentro de ese retorno hay muchos deseos, uno de ellos es volver a correr una carrera. Obviamente, hay otros, más personales, que no pienso revelar aquí.
La carrera Las Arenas-Bilbao no es la madre de las carreras, ni siquiera como alguno dice en internet, la carrera más numerosa sólo por detras de la Jean Bouin catalana; pero para mí, va a ser una vuelta a un camino del que me había salido. Sólo quiero sentir lo que siente un corredor popular: verse capaz de disfrutar, de superarse, de ver que sigue valiendo... No quiero atender a cronómetros ni a ritmos, sólo quiero darlo todo y volver a sentirme corredor de carreras populares. La organización nos convoca el próximo domingo 26 de diciembre, a las 10:30 de la mañana frente al Puente Colgante. Antes, como gran novedad para mí, habremos de pagar …

¿será verdad?

no soy capaz de decir lo que pienso, aunque lo tenga bien claro en mi cabeza. Esta semana vuelve a ser tormentosa para el deporte en general. Yo amo el deporte, que sea el afectado el atletismo o el ciclismo no hace sino agravar el dolor y la rabia. No quiero hace análisis de los acontecimientos ni dar nombres de detenidos o acusados. Entre tanta vorágine de noticias quiero destacar el nombre de Pedro Nimo, un maratoniano que dice haber esquivado las crueles ofertas de su propio entrenador. Aparentemente - y utilizar esta palabra es lo más triste -, Pedro Nimo es uno más de los muchos atletas no han utilizado el camino ilegal para competir. En una entrevista de apenas un minuto de duración señala que él está feliz porque es un gran día para el atletismo (ver entrevista). Quedémenos con eso y con que, como él dice, en la próxima carrera, cuando cruce la meta y dé la mano a los vencedores, sabrá que quien le ha vencido está limpio por dentro. Pedro, que así sea y que tú también digas la…

hablamos de ciclismo

Imagen
gracias "Miguelo". No tiene nada que ver la obra de Echenoz con la de Krabbé. Ésta me ha gustado. En 150 páginas, el autor logra describir, con todo detalle, el desarrollo de una prueba ciclista: el Tour del Mont Aigoual, al tiempo que repasa el conjunto de su trayectoria ciclista. La nitidez de las descripciones te hacen sentirte el propio Krabbé. Excelente, en mi opinión, la narración del último sprint en el que se disputa la victoria con su máximo rival -Reilhan-. Sin duda, el que el autor y el protagonista sean la misma persona influye notablemente en la calidad de la exposición de todos los elementos que se dan dentro de una prueba ciclista.Eso sí, hay algunas aspectos del autor que me gustaría repasar antes de hablar más profundamente ya que no me han quedado muy claros. Por ejemplo, su opinión sobre los aficionados o su parecer acerca del segundo puesto. Os anoto un párrafo en el que el autor describe el comportamiento de los seguidores al pie de la carretera: "¡…

noticia de alcance

no, no me refiero al caos provocado por los controladores aéreos. Vaya tela. Eso lo dejo para otros medios. Me refiero a la probable participación de José Manuel García Enjamio en la próxima edición de Las Arenas-Bilbao, a disputarse el próximo domingo día 26 de diciembre.
Bromas a parte, es cierto que, esta misma mañana, he tenido ocasión de hablar con Enjamio y que según me comenta, está dispuesto a correrla. Bravo, que así sea. Al tiempo, le he comentado que se ponga en contacto con Maiztegi -dicen que desde el pasado lunes no da señales de vida por algo ocurrido en Barcelona-, para ver si hay alguna posibilidad de coincidir nuevamente tras la línea de salida.
La web oficial (eventosbhm) todavía no ha publicado el cartel de este año, aunque sí la fecha, con lo que tendremos que esperar para ver si existe alguna novedad en relación a la hora, recorrido, inscripción y demás.
En cualquier caso, quisiera también, a través de esta entrada, saber quiénes están dispuestos y motivados para co…

y llegó la nieve

Imagen
ayer, martes 30 de noviembre, salí a correr. No debería resultar una sorpresa sino llega a ser porque llevaba dos semanas sin hacerlo y porque las condiciones no eran las más adecuadas.
Cerré la puerta del despacho a las 12:30 del mediodía. Tenía por delante dos horas para correr, ducharme y comer, antes de volver a la tarea. Al salir a la calle me sorprendí por unas pequeñas motas blancas que caían del cielo. Sí, hacía frío, pero nada hacía pensar que iba a nevar. Obviamente, para una vez que iba a salir a correr, no me podían deterner cuatro copos mal caídos. Llego a casa, me preparo y salgo. Efectivamente, seguía nevando. Y así durante la hora de carrera. Unas veces más, otras menos; pero no paraba. Una vez terminado el entrenamiento, con malas sensaciones, todo hay que decirlo; me refugié en mi studio para recuperarme. Media hora más tarde regresaba al despacho y lo que parecía un chiste sin gracia se empezaba a convertir en la anécdota del día. La nieve iba cuajando y la intensida…