Terry Fox

Ya os anuncié mi ausencia, pero nuevamente os pido disculpas.
Mi reciente viaje me ha dejado muchos recuerdos, experiencias, anécdotas y falta de entrenamiento. En la maleta no tuvieron sitio las zapatillas y, visto el clima, hice bien en no llevarlas, ya que las altas temperaturas y la lluvia habrían hecho imposible la tarea. De hecho, en quince días no ví correr a nadie o, mejor dicho, no ví a nadie haciendo running. En La Habana las prisas no son buenas consejeras. Los que sí tuvieron sitio en las maletas fueron los libros, unos quince, de todo y para todos: Historia, ensayos, poseía (para Holden, ven a por ellos), literatura vasca (Obabakoak, me hizo ilusión verlo en Cuba y me lo compré)... todo ello por unos noventa pesos nacionales, es decir, cuatro euros.
Entre todos, en lo que a este blog se refiere, destacaba uno, un libro que hablaba de correr: Corriendo con Terry Fox. Me llamó la atención la portada, pues en ella aparecía un atleta con una pierna ortopédica. Rápidamente leí la contraportada y la historia me cautivó. Hablaba de enfermedades, de atravesar Canadá, de retos, de superación... lo compré. El viaje de nueve horas de vuelta a París tenía un objetivo claro, el libro de Ulises Rodríguez. Y así fue, sus menos de cien páginas me las devoré en unos pocos minutos, sin embargo, no creó que lo vuelva a hacer jamás. No me gustó, nada. Ahora bien, siempre le daré las gracias al autor por descubrirme a Terry Fox. El libro es dramático, describiendo una situación durísima en la habitación de un hospital, donde el protagonista en su amor y afán por correr se choca no sólo contra el dolor sino también contra la imposibilidad de hacerlo. Un relato que, en ocasiones, resulta angustioso. 
 Pero, ¿quién fue Terry Fox? Fue un gran deportista que vió lastrada su vida por una enfermedad que, a la postre, le causó la muerte. Nacido en Winnipeg en el año 1958, Terry Fox mantuvo siempre un claro amor por el deporte, lo que le llevó a practicar multitud de especialidades, desde el baloncesto hasta el golf, siendo el atletismo a través del cual su vida será recordada. Desgraciadamente, en el año 1976, Terry Fox sufrió un accidente de coche tras el cual su rodilla derecha salió perjudicada. Años más tarde, habida cuenta que los dolores en la misma no remitían, Terry decidió pasar consulta médica, siéndole diagnosticado un osteosarcoma por el cual su pierna debía der amputada. Apenas tres semanas después de la operación y ya con su pierna ortopédica, Terry Fox comenzó a correr. Las cifras de probabilidad de vida para los pacientes de cáncer habían ascendido mucho en los últimos años gracias a la investigación, motivo por el cual Terry Fox decidió volcarse, a partir de ese momento, en la recaudación de fondos para dicha causa. De este modo, Fox emprendió la osadía de atravesar Canadá, de océano a océano, corriendo.
Tras correr 143 días y 5.373 kilómetros, pese al aliento de los miles de canadienses que se agolpaban cada día en el recorrido, Terry Fox tuvo que detenerse. Unos intensos ataques de tos y fuertes dolores en el pecho le obligaron a visitar el hospital. En diagnóstico fue implacable: reproducción del cáncer con metástasis pulmonar.

La salud de Terry Fox había empeorado notablemente, al tiempo que su fama y reconocimiento habían aumentado hasta cotas impensables. Su objetivo, la recaudación en favor de la investigación aumentó hasta casi dos millones de CAD durante su travesía maratoniana, tras ella, una cadena televisiva canadiense organizó un maratón para recaudar más fondos; la cifra llegó a casi 11 millones de CAD. Un año más tarde, ese cifra llegaría a los 23 millones. El 19 de junio de 1981 falleció Terry Fox en el hospital aquejado de una neumonía. Las banderas de Canadá fueron izadas a media asta y la leyenda de Terry Fox inició otro recorrido que aun hoy perdura. Su legado es casi tan grande como su valentía, entre los honores y reconocimientos se encuentra la carrera Terry Fox, que se disputa en el mes de septiembre y de la cual os hablaré en otra ocasión.
Rod Stewart dedicó una canción a Terry Fox y a su Maratón de la Esperanza, aquí la tenéis:

Comentarios

Holden Caulfield ha dicho que…
¿Te viene bien mañana? Quedamos para tomar un café, si quieres, y me lo bajas. Gracias¡¡¡
achasa ha dicho que…
Bien, a partir de las seis.

Entradas populares de este blog

parque de El Prado

Cuerpo de atleta

Media Maratón Azkoitia-Azpeitia