Cuerpo de atleta

   Yo creo que fue hace unos años, en Toulouse, cuando hablábamos sobre los distintos cuerpos que presentan los deportistas en función de la disciplina en la que compiten. Esta conversación la pude compartir con Enjamio quien, cuando aquello, aún mantenía las características físicas de quien ha jugado al fútbol durante la mayor parte de su vida. Coincidia también con los inicios de esta aventura runner que cumple ya más de seis años.
   Desde aquel momento nuestros cuerpos han ido evolucionando, transformándose paulatinamente. No hay grandes cambios, dado nuestro carácter amateur, pero si ciertas características en las que seguro coincidimos. En primer lugar las piernas. Las piernas pierden volumen y se estilizan, lo cual en el caso de los que han practicado fútbol la variación es evidente. Las brazos, al igual que el tren inferior, sufre un proceso de estilización o adelgazamiento. Al igual, porque no, del cuello. Todo esto, claro esta, si nos centramos en las carreras de larga distancia, en aquellas en las que prima la resistencia por encima de la explosividad. Aquí radica básicamente la diferencia entre los cuerpos de los fondistas con respecto a los velocistas. ¿Y todo esto por que? Por una foto, la que podéis observar aquí abajo. La he encontrado buscando por internet y en ella se refleja claramente la diferencia. Falta un corredor de cien metros lisos, donde también encontraríamos diferencias. Por ejemplo, acordaros del cuerpo de Lindford Christie o Ben Johnson, diferentes ambos a los de Usain Bolt o Carl Lewis.

Comentarios

Entradas populares de este blog

parque de El Prado

Media Maratón Azkoitia-Azpeitia