Bill Dooper

Cada vez que pongo mis pies en Barakaldo busco una oportunidad para salir a correr en grupo, algo que por desgracia nunca puedo hacer. Como suele ocurrir, la preparación del entrenamiento se inició el día de antes, en un bar, sentado entorno a una mesa y rodeados de alguna que otra cerveza. Nada es igual sin la compañía de una tostada. Allí nos encontramos varios pormaratonianos: Emi, Josema, Ricky y un servidor. El plan ya había sido programado y planificado vía red social en días anteriores; apenas faltaba acordar la hora, punto espinoso si quien se suma al grupo es Emi. Esta vez, sin embargo, todos cedimos un poco estableciendo las diez de la mañana como la hora de la salida.

                                                        (Fuente de la imagen: aqui)

Varias horas después de la última cerveza, en el lugar indicado y a la hora firmada nos presentamos los tres promaratonianos que íbamos a afrontar el reto del día: una subida por asfalto al Argalario. No es la primera vez, eso ya lo sabéis. Ahora bien, para algunos, y hablo de mi, era un gran rato dada la inactividad, descontrol y desorden, en cuanto a mi vida deportiva se refiere claro está, de los últimos meses. Bajo una ligera lluvia nos ponemos en camino al tiempo que los satélites responden a las llamadas de nuestros gps.
La subida es conocida, nadie se sorprende, por ello vamos avanzando mientras conversamos (alguno más que otros), contemplamos el paisaje y hablamos sobre algunas anécdotas o noticias. Una de ellas es la que da nombre a la entrada: Bill Dooper. ¿Quién es Bill Dooper? Un grande, un referente, un ejemplo, un icono, una voz respetada: He is "The Ultimate Fan".
Es Ricky quien nos introduce a los vídeos de Salomon, todos recomendables, así como a la historia de este hombre, auténtico aficionado al Ultra Trail. Conocedor de todas las carreras, de todos los corredores, pese a no haber participado jamás en ninguna. Eso sí, se las ha visto todas. La historia tiene un final feliz que no desvelaré, si lo deseáis tenéis que ver el vídeo para saberlo. 
Como la historia de Bill, nuestro entrenamiento también tuvo un final feliz, ya que colmamos nuestro reto, eso sí, la vida no engaña a nadie y cada uno quedó retratado en función de cómo se encuentra físicamente. Quien os escribe pidió auxilio, tuvo que poner pie a tierra y solicitar descanso para recuperar el aliento. Si es que todo no se puede. Qué ganas de un poco de tranquilidad, orden y planificación! Con todo, una gran mañana runner de dieciocho kilómetros, lluvia, frio y pintxo de tortilla.

Comentarios

Ricardo Fernández ha dicho que…
Ánimo Álvaro, que un día malo lo tiene cualquiera. Bastante que subiste hasta arriba con el poco entrenamiento y el trajín de vida que te traes últimamente. Otros ni se hubieran atrevido a intentarlo en esas condiciones.

En cuanto al vídeo, muy chulo, así como en general todo el canal de Salomon Running.

Un abrazo.

Entradas populares de este blog

parque de El Prado

Cuerpo de atleta

Media Maratón Azkoitia-Azpeitia