VI Milla de Lutxana

Es casi una carrera fantasma. Apenas un cartel de fiestas anunciaba la próxima edición, ya la sexta, de esta prueba especial. Y lo es porque está hecha con cariño. Es una carrera de barrio, pero dicho con la mejor de las intenciones y sin querer que suene a peyorativo o menor. Es lo que la hace especial. Lo que a mi me gusta. Y lo digo porque nosotros sabemos muy bien lo que significa organizar algo con pocos recursos, mucho amor y mucha ilusión. 
En Lutxana las inscripciones son gratuitas y se realizan en el mismo día, apenas unos minutos antes de competir. Todo el mundo se conoce, incluso te sientes extranjero en tu propio pueblo ya que tú no sabes quién es la dueña del estanco, ni el jugador del Cruces, ni "Manolo" el del megáfono, ni el que con silbato en mano nos manda a la línea de salida. Da igual, da gusto formar parte de algo así. Al menos, a mi me gusta. Terminas y te dan las gracias por venir, porque para los que son de Lutxana es de agradecer que vayas a participar en sus actividades. Ellos continuarán la jornada deportiva con potes, comida y más potes; los demás, en cambio, regresaremso a casa con un grato recuerdo, como debe ser.
En Lutxana nos hemos reunidos tres pormaratonianos: Gaxen, Holden y uno mismo. Gaxen es del barrio y él ha sido quien nos ha acogido. Juntos hemos calentado, competido y compartido el agua post-carrera. Correr era un excusa para hacer algo. No había objetivos ni comentarios acerca de los tiempos. Había que correr, sin más. Tras una salida nula, como si fuese una carrera de velocidad, cada uno intentaba coger su ritmo. Yo trataba de exigirme, de tratar de ir rápido; lo he intentado y luego, al final, me he dejado llevar. Sin exigencias, sólo había que participar. Gaxen ha hecho su kilómetro más rápido de la Historia. Felicidades! Ha corrido bien, muy bien; se nota su estado de forma. Holden ha intentado mantener el ritmo de Gaxen pero de manera inteligente pronto ha reconocido que su ritmo era otro. Ha leventado el pie y ha seguido tranquilo, tratando de no llegar en el vagón de cola. Ha habido igualmente un ganador, un gran vencedor que ha dominado la prueba. Qué gusto verle correr. El resto, poco a poco, hemos ido entrando. 
¿Los tiempos? Qué más dan! Poco importan hoy, mañana sí, mañana es otra cosa. Mañana es la Media Maratón del Puente de Portugalete. No sé el motivo real, pero me he inscrito. En realidad, tampoco importan tanto los tiempos, ya que no voy a correr rápido. Intentaré darlo todo, como siempre, pero poco partido sacaré de mis esfuerzos en términos de marcas. Pero bueno, esto lo veremos mañana y os lo contaré otro día.

Comentarios

Holden Caulfield ha dicho que…
Muy buena crónica. Ale.

Entradas populares